Sala de Inversión América Latina
Social Icons

La importancia de analizar correctamente un balance

Gustavo Neffa, Sala de Inversión América   SUSCRIBIRSE

La importancia de analizar correctamente un balanceEl análisis de los resultados de una compañía es esencial para cualquier inversor que busque establecer una posición en ella o adquirir alguno de sus bonos. La semana anterior, explicamos cómo entender el balance de una empresa y, en esta oportunidad, profundizaremos sobre algunos factores que es importante considerar de estos reportes.

Uno de ellos es el estado de resultados, que representa el efecto neto de las operaciones de la firma y explica la performance que tuvo durante el año. Se lo conoce también como estado de ganancias o ingresos y de pérdidas o egresos.

Se prepara aplicando tanto el concepto de lo devengado (se registra en el momento en el que ocurre la transacción económica) y de lo realizado (toma en cuenta el flujo de fondos de una transacción). Su forma de presentación y grado de detalle es significativo al momento del análisis del balance ya que le provee al analista cifras sobre el origen de su rentabilidad, sus márgenes y dónde tiene sus fortalezas o sus debilidades.

Además de las operaciones normales u operativas, en el estado de resultados pueden existir ítems excepcionales denominados extraordinarios que no son repetitivos, o bien operaciones discontinuadas y/o cambios en estimaciones contables.

Por otra parte, se encuentra el estado de origen y aplicación de fondos (EOAF) o cash-flow, que explica de dónde salió el dinero que ha sido aplicado durante un período de tiempo en particular. Su punto de partida puede provenir de una disminución de los activos, del aumento de los pasivos, de aportes de capital, ganancias, amortizaciones y previsiones.

En tanto, las compañías también pueden aplicar indistintamente este factor a los aumentos de sus activos, a la disminución y distribución de sus pasivos, a las utilidades en efectivos y a las pérdidas.

A muchos inversores les seduce la idea de pensar en ganancias contables, aunque no siempre se traduce en dinero en efectivo en la Tesorería. Lo mejor es analizar detenidamente su flujo de caja, especialmente el operativo.

Por eso, tanto las amortizaciones como las previsiones son herramientas contables que no representan un flujo de fondos negativo tal como se registra en el estado de resultados, por lo que muestran su origen cuando se desmenuza el cash flow.

Esto equivale a reincorporar aquel dinero que contablemente se había registrado como una pérdida. Bajo el concepto de devengado, no de percibido, las previsiones que constituyen los bancos por la posible incobrabilidad de una cartera se arman antes de que se produzcan, cuando en realidad ese cobro aún está en gestiones activas. Lo mismo ocurre cuando una empresa va constituyendo una provisión para abonar impuestos, que recién en el futuro lo hará.

El cash flow es más difícil de manipular que las ganancias contables y permite determinar de mejor manera la salud financiera de una firma a largo plazo, porque es el dinero neto que efectivamente entra a la compañía.

El cálculo del flujo de caja operativo es a veces engorroso de hacer porque implica muchas partidas y un proceso de depuración de las que no son y que distorsionan el resultado final. Una medida similar y muy fácil de calcular es el EBITDA, que son las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

Es una medida muy utilizada para evaluar el desempeño de la empresa, ya que muestra lo que obtiene el negocio en sí mismo medido de una forma alternativa a la generación de caja. También, permite una mejor comparación de las firmas al depurar el efecto de distintos sistemas impositivos y de depreciación y amortización contable y países, así como del leverage financiero entre ellas.

Partiendo del resultado neto (un dato contable y no financiero) se llega al flujo de fondos efectivo del capital accionario primero calculando el operativo, al que se le suma el de las inversiones y el financiero. La suma de esos tres subtotales conforman el flujo de fondos para la firma (Free Cash Flow for Firm).

Respecto al estado de evolución del patrimonio neto, las diferencias cuantitativas pueden deberse a beneficios o pérdidas, nuevos aportes de capital, pago de dividendos y honorarios o la formación de revalúos, la constitución o la desafectación de reservas con fines legales, estatutarios o voluntarios, o ganancias retenidas.

Otro punto a tener en cuenta son las notas aclaratorias al balance que son parte integral de los estados contables y detallan o aclaran la información provista en ellos y ayudan a entender las políticas de la empresa (especialmente métodos de valuación), entre otras necesarias para estudiarlo.

Por último, el dictamen del auditor externo es un reporte adicional per se que describe su conformidad o las limitaciones de información aún pendientes, así como una alerta acerca de hechos futuros que puedan afectar fuertemente y de manera impredecible al patrimonio neto y/o los resultados de la empresa.

Pruebe una demo de negociación gratis aquí


http://latin.saxomarkets.com

Aviso legal: El contenido de este artículo está protegido por copyright, y no puede ser usado ni redistribuido sin previo consentimiento escrito. Para solicitarlo, envíe un correo electrónico a info@saladeinversion.com.

Advertisement
Vote el contenido
 
COMPARTA SU OPINIÓN
Quizás también te interese
X