Sala de Inversión América Latina
Social Icons

La influencia de los indicadores macroeconómicos en las operaciones con divisas

Sala de Inversión América   SUSCRIBIRSE

Las economías fuertes suelen tener divisas fuertes. Ambas cosas parecen ir de la mano. Cuando a una economía le va bien, las empresas están obteniendo beneficios, la mayoría de la gente tiene trabajo y, generalmente, los tipos de interés suben. Todas esas características benefician a un inversor en Forex.

Los bancos centrales incrementan las tasas en caso de inflación cuando el índice de precios al consumo (IPC) y el de precios a los productores (IPP) comienzan a subir demasiado rápido.
A su vez, el crecimiento económico estimula la inflación. Así es cómo funciona: cuanto más fuerte es la economía, más se agranda la demanda de mano de obra. Y cuanto más demanda de trabajadores hay, más aumenta sus sueldos.

Por otra parte, cuanto más dinero llevan los empleados a sus hogares, más gastarán en compras minoristas, coches y casas. A medida que esto ocurre, el precio de estos bienes también se incrementará. En otras palabras: habrá inflación.

Naturalmente, si los bancos centrales observan los indicadores económicos (como el IPC y el IPP) en sus procesos de toma de decisiones, comprenderá que también les interese mirar los indicadores de fortaleza económica para comprobar lo fuerte que es una economía; y es así como suele suceder.

Las entidades monetarias suelen seguir indicadores económicos fundamentales, como el Producto Interior Bruto (PIB), el índice de empleo, los pedidos de bienes durables y las ventas minoristas. El PIB es la medida más amplia posible de la actividad global de un país y se lo considera el indicador principal de la fortaleza de una economía. Representa el valor total de la producción de una nación durante un período de tiempo y consiste en la adquisición de bienes y servicios producidos internamente por particulares, empresas, extranjeros y el Estado.

Puesto que sus informes suelen estar sujetos a revisiones y volatilidades intertrimestrales, es preferible seguirlo en forma interanual. Puede ser muy práctico observar la tasa de crecimiento en cada una de sus principales categorías para establecer las fortalezas y debilidades de la economía. Unas cifras altas de PIB suelen asociarse con las expectativas de unos tipos de interés elevados, lo que suele ser positivo, al menos a corto plazo, para la divisa correspondiente, salvo cuando las expectativas de una presión inflacionaria alta minan la confianza en la moneda.

El índice de empleo es la medida del número de personas que recibe un sueldo como trabajadores en actividades no agrícolas y unidades de gobierno. Los cambios mensuales de sus cifras reflejan el número neto de nuevos empleos creados o perdidos durante el mes, y se suelen seguir como un importante indicador de la actividad económica.

Su trascendencia reside en que abarca a todos los sectores principales de la economía. También, es útil para examinar las tendencias en la creación de empleo en diferentes categorías de la industria, porque los datos globales pueden enmascarar importantes desviaciones que subyacen en las proyecciones de la industria.

Las grandes subidas en sus cifras se interpretan como signos de fuerte actividad económica que podrían llevar a incrementos de los tipos de interés, que a su vez, conllevan al refuerzo de la divisa, al menos a corto plazo. Si, no obstante, se intuye la presencia de presiones inflacionarias, se podría minar la confianza a largo plazo en la moneda.

Los pedidos de bienes durables son una medida de las nuevas órdenes realizadas a fabricantes nacionales de productos elaborados no perecederos. Sus niveles, y cambios, suelen seguirse ampliamente como indicador del impulso del sector industrial. Son el principal indicador de la tendencia de este sector, porque la mayor parte de la fabricación se realiza por pedidos. A menudo, se analizan los indicadores sin incluir las órdenes de defensa y transportes, porque suelen ser mucho más volátiles que el resto y pueden esconder importantes tendencias subyacentes.

Los pedidos de bienes durables se miden en términos nominales, por lo que incluyen los efectos de la inflación. Por tanto, deberían compararse con la tasa de crecimiento de tendencia en el IPP para conocer los reales, ajustados con la inflación. Estos suelen asociarse con las actividades económicas más fuertes, y por lo tanto, pueden conllevar mayores tipos de interés a corto plazo, que contribuyen a la fortaleza de una divisa, al menos a corto plazo.

Las ventas minoristas son una medida del total de recibos emitidos por los comercios, por lo que suelen seguirse ampliamente como indicador del nivel de gasto del consumidor, ya que abarcan cerca de la mitad de su desembolso y aproximadamente una tercera parte de la actividad económica global.

Las ventas minoristas se miden en términos nominales, y por lo tanto, incluyen los efectos de la inflación. Si están en crecimiento, se suelen asociar con una economía fuerte y, por ende, la expectativa de unos tipos de interés más elevados a corto plazo suelen contribuir a la fortaleza de una divisa, al menos a corto plazo.

Para descargar la versión de la plataforma SaxoTrader, hacer clic aquí

http://latin.saxobank.com

Aviso legal: El contenido de este artículo está protegido por copyright, y no puede ser usado ni redistribuido sin previo consentimiento escrito. Para solicitarlo, envíe un correo electrónico a info@saladeinversion.com.

Advertisement
Vote el contenido
 
COMPARTA SU OPINIÓN
Quizás también te interese
X